domingo, 13 de mayo de 2018

Homenaje


Han pasado tantos otoños
Donde encuentro siempre el mismo problema
Hay un día, domingo, concreto
Que busco divina inspiración
Exprimo a conciencia mi corazón
Rebusco en los rincones de mi mente
Y nunca hallo la inspiración
Para escribir tan especial poema…

Puedo escribir sobre el amor,
Puedo escribir sobre un viaje
Sobre el mar, el cielo, el sol,
Sobre un perro, un gato o un caracol,
Más cuando en el calendario
En rojo indica “día de la madre”
Las más bellas palabras se ausentan
Y mis mejores versos vuelan lejos…

De explicar es algo tan complejo
Que pase años para resolverlo
Siempre envolverme en el mismo dilema
Debía tener alguna explicación
Y aunque no encontrara la solución
Si halle, finalmente, la razón
Era tan simple, tan evidente
Que estuvo allí, siempre presente…

Una madre es algo tan especial
Que no hay pintor ni hay poeta
Que puedan hacer obra alguna
Dignas de retratarlas a ellas,
Ustedes mujeres, tan perfectas,
Que mi homenaje sea hoy la ausencia
De las palabras que no pude dedicarles
En todos estos otoños…

Kevin Heves Maranetto Vranich

13/05/2018


lunes, 7 de mayo de 2018

Hilo rojo


Eran tal para cual,
Estaban destinados entre si
Como en una novela de amor
Atados con un hilo rojo
Designados para ser feliz
Solo el uno con el otro,
Y donde las diferencias separaban
A ellos, inevitablemente, los unían…

Había un muro social
Una valla de distancia,
La religión, la edad
Los gustos políticos
Hasta el futbol abría brecha,
Ella una mujer tan derecha
El un hombre tan cabal
Opuestos que se atraen sin igual…

Pero quien puede explicarle
A nuestro amigo “destino”
El significado de “imposible”
Se encargo inexplicablemente
De iluminar lo invisible
Y detrás de lo distinto
Encontraron un alma gemela
Que se unirían como fuera…

Y vivieron juntos, no crean
Sin cuentos de hadas
Tuvieron mil peleas
Y mil veces las solucionaron
Enredados en la cama,
Solo los separo la muerte
En una edad muy avanzada
Siendo tal para cual…

Kevin Heves Maranetto Vranich

07/05/2018


Melancolía


Hoy estoy cansado
Un poco es por no dormir
Otro poco por comer mal
Demasiado qué hacer
Muy poco tiempo para hacerlo
Aun menos ayuda
Quedamos solo Dios y yo
Y él está muy ocupado…

Fue así, de pronto
Que un día la casa quedó sola
Iba a trabajar sin razón
Día monótono tras día monótono,
Volvía siempre con más dinero
Pero también con menos felicidad
Y con una vida más corta
Y la tristeza más larga…

A veces simplemente no cocinaba
Me preguntaba “Para qué”,
Me acostaba en la cama distendida
Al principio miraba TV,
Luego ya no miraba nada
Dormía cada día un poco más
Hasta perder las ganas de levantarme
Y las ganas de despertar…

Una mañana, casi al mediodía
Cuando descubrí no podía mas,
Me metí a darme un baño
Con agua bien fría
Y me puse a llorar,
Quise hacer algo, cambiar
Enfrentar la melancolía
Pero hoy estoy cansado…

Kevin Heves Maranetto Vranich

07/05/2018


Iceberg


Quisiera hacerte el amor como antes
Antes de que mi corazón se rompiera
Cuando no le faltaban mil partes
Y palpitaba su llama ardiente,
Besarte como besaba entonces
Con pasión infinita y desmedida
Con el pecho lleno de amor avasallante
Que como llama infernal ardía…

Tu nada sabes de aquello
Nunca te tuvo así ningún hombre
No importa cuantos labios conozcas
Ni en cuentas camas te hayas acostado
Nunca te abrasaron como abrasaba
La cintura de aquella muchacha
Y nunca a tu piel la exploraron
Como exploré aquella piel morena…

Si hubiesen sido tus ojos
Los ojos que se reflejaban en mi mirada
Te derretirías toda entera
Por poder tocarme el alma,
Porque a ella le hice el amor
En absoluta y sublime entrega
Aquello que toda mujer busca
Esa mujer lo tuvo en sobrada manera…

Ese suspiro que te hiela la sangre
Esas palabras que ponen piel de gallina,
Ese temblor que a veces te invade
Cuando hablamos cosas tan triviales,
Son apena la punta del iceberg
Que podría hundir a mil “Titanics”,
Si tu calor derritiera el hielo
Podría hacerte el amor como antes…

Kevin Heves Maranetto Vranich

07/05/2018


jueves, 3 de mayo de 2018

Miedo de madre


Llevaban algún tiempo conociéndose
Y pronto se iría a vivir con él
Esa noche su madre entro al cuarto
Con un nudo en el pecho
Su hija, su pedazo de cielo
Se había enamorado de un hombre
Que no es que tuviera algo malo
Pero dudaba de sus emociones…

-“Hija, algunas cosas debo hablarte
Y aunque sepa que no vas a escucharme
Debo mis temores de madre
Antes del alba confesarte,
¿Estás segura de lo que él siente?
Veo que no es él quien te busca
Ni te escribe, ni te llama
¿Estas segura que te ama...?”

-“Yo te entiendo madre mía
Es verdad cuanto tú dices
Tantas veces lo pensé yo misma
Y lo juzgué con dureza por ello,
Pero descubrí que cuando lo llamaba
Nunca me halló ninguna escusa
Nunca me dijo estar cansado
Ni en ocupación alguna…

Si al verlo eran escasos sus besos
En cada uno halle tanto fuego
Cual si él fuera cien amantes,
Madre mía, tu no temas
Que de su querer estoy segura
Lo que mentirosos dicen a gritos
Su sinceridad me lo dice en silencios
Llevo algún tiempo conociéndole…"

Kevin Heves Maranetto Vranich

03/05/2018


miércoles, 2 de mayo de 2018

Visita de Soledad…


Soledad acudió a mi cama
Esta noche como tantas otras noches
Con el sigilo de una dama femenina
Se acurrucó contra mi pecho tibio
Acaricio mi abdomen, buscó mi entrepierna
Su mirada de profunda oscuridad
Se clavó en mis ojos ansiosos
Y sus labios me besaron apasionados…

Mi corazón comenzó a latir con prisa
Y respondí como hombre viril que soy
La abrase con la fuerza de mis deseos
Estrechándola contra mi piel deseosa
Ella, sobre mí, abrió sus piernas
Y me permitió llenarla por completo
Mientras se movió en endemoniado ritmo
Saciándose con mi alma incompleta…

No se escuchaba un solo segundero
En la tenuemente iluminada habitación
El tiempo lo marcaba la lluvia
Cantando en el techo su canción,
El crujir de la cama bajo nosotros
Era único testigo de la desesperación
Con la que yo abrasaba la soledad
Con la que la soledad me abrazó…

Cuando la claridad iluminó el horizonte
Ella terminó su gloriosa tarea
Y murmuró tan bajo, apenas audible
Que su amor por mí sería eterno
Que jamás me abandonaría
Y aunque me negara a mi amante
Esa noche, como la noche siguiente
La soledad acudiría a mi cama…

Kevin Heves Maranetto Vranich

02/05/2018


lunes, 16 de abril de 2018

Esteban (parte 1, 2 y 3)

Esteban parte 1

Para esteban era un día muy especial
Había conocido una bonita mujer
Saliendo tarde, en un café,
Hablaron solo por casualidad
Quedaron de volverse a ver
Hoy su pareja volvería tarde
Y el llegaría muy temprano
Así que se vistió muy bien…

Cuando ya no faltaba tanto
Paso su buen rato buscando las llaves
Con las que el gato decidió jugar
Y bajo un sillón esconder
Y de puro atropellado
Cunado las colocó en la cerradura
Las sintió un poco dura
Y al girarlas, las vio romper…

Halló solución en una ventana
Pero no evito maldecir
Cuando el coche tardo arrancar
Y marchó sonando como cascabel,
No recordaba nunca tanto tráfico
Ni tantos semáforos cortando el paso,
Ni peatones en las sendas
Ni complicaciones en su vida…

El reloj marcaba que eran menos diez,
Pero llevaba veinte minutos parado,
Al final no hallaba donde estacionar
Y frente una entrada halló lugar,
En la banca se hallaba la dama
Que parecía no preocupar la espera
Su sonrisa era sincera
Para esteban era un día muy especial…

Kevin Heves Maranetto Vranich


16/04/2018

Esteban parte 2


Para esteban era un día muy especial
Después de muchos percances
Hallábase junto a bella mujer
Que le hacía tanto mal olvidar
Que la puerta trancada,
Que el coche dañado
Que el reloj detenido
Que el trafico tan atascado…

Cuando la cita hubo terminado,
Satisfecho con caricias y besos
Busco el coche que había sido remolcado,
A pie hizo retorno, y tomo tiempo
Pensando la excusa que pondría
A las tantas llamadas recibidas
Que de su pareja no había respondido
Más a su pecho, hallarla, no tuvo alivio…

Llorando toda destrozada
Explicó breve historia
No sabía por qué ventana
Entraron funestos ladrones
Y al marcharse hicieron fuego
Que al llegar los bomberos
Una puerta de alguna manera bloqueada
Hacer nada ellos pudieron…

Y se quedó de golpe el hombre
Así, sin tener nada
Perdió en un mismo día
Su casa y su coche
Y su mujer pronto sabría
El porqué de aquellos derroches
Y recién entonces comenzó a entender
Que para esteban era un día muy especial

Kevin Heves Maranetto Vranich

16/04/2018


Esteban parte 3

Para esteban era un día muy especial
Después de tantos percances
Había pasado una tarde maravillosa
En los brazos de una amante
Que acababa de conocer,
Mas a su casa querer volver
Por sus prisas, sus apuros
Perdió el auto, la casa y su mujer…

Él era hombre de fe, y de debilidades
Pero hallábase tan triste y desanimado
Que el único techo que hallo
Fue el de un confesionario
Ahí le dijo al santo padre
Cada uno de sus pecados
Del otro lado, una vos ronca
Respondió de Dios, emisario…

-No te diste cuenta, tan ciego,
Que ni el mismo cristo pudo detenerte,
Extravió tus llaves, tranco tu puerta,
Averió tu coche y te atascó en el tráfico,
Para que a esa cita tú no fueras.
-¿Sera castigo divino entonces?
-Fuiste tú quien dejo la casa sola
La puerta trancada, la ventana abierta…

Así que si debo dejar una moraleja
Es que Dios obra de esta manera,
Él no te detiene ni te empuja,
Él te disuade, o te alienta,
Pero si tú no quieres ver las señales
El día que las consecuencias llegan
Nada podrás reclamarles,
Y para esteban era un día muy especial

Kevin Heves Maranetto Vranich

16/04/2018