viernes, 6 de julio de 2018

Pregunta…



Acaso me lo has preguntado
Que quiero, que siento
Que pienso de todo esto
Como me duele o alegra
Me consume o condena
Te has detenido a pensar
Que es lo que yo necesito
O simplemente, no…

Porque somos así
Nacemos con este egoísmo
Como hijo en nuestro vientre
Lo llevamos como la sangre
Le necesitamos contantemente
Y nos olvidamos que no es así
Nosotros no estamos solos
Nosotros es un “tú y yo”…

Pero al final… no
Olvidamos que es así
Y separamos un Tú de un Yo
Y se pierde la esencia
Desde lo más pequeño
Hasta lo más grande
Y cuando queremos acordar
Acordamos que ya no hay nada…

Todo por una simple pregunta
Que no se hizo a tiempo
Por no escuchar al otro
Sus mugos gritos y lamentos
Y que nos queda al final
Cuando no nos queda nada
Y yo quería serlo todo
Pero ¿Acaso me lo has preguntado…?

Kevin Heves Maranetto Vranich

06/07/2018


Expresiones



Alguna vez escuchaste la expresión
“Creo que es lo mejor para los dos”
¿Habías notado que ese “dos”
Hace referencia solo al que toma la decisión?
Sí, yo entiendo que ya no lo quieras
O que ella no te despierte pasión
Que ya nada sea como antes
O que por ahí halla otro amor…

Pero no seas tan cobarde
No le culpes de tu acción,
Acepta que eso ay no marcha
Que el problema eres tú,
El, ella, que tienen que ver
No hables de dos y pienses en ti,
Porque si mentirte te hace feliz
Al otro lo hace pedazos…

Y si amas, de verdad como dices
Y es tan grabe, la decisión
Si realmente es una de esas cosas
Que marcan la vida de los dos
Porque serás tan egoísta
Porque solo pensar en ti mismo
Porque no te sientas a escuchar
A ver qué piensa el otro…

La vida ha vuelto muy fáciles las cosas
Muy fácil empezar, y terminar
Cambiar y reemplazar
Pero hay una cosa que se ha vuelto difícil
Inalcanzable, temido, fugaz,
Eso, dentro de mí, de ti, es amar,
Y es un tren, que pasa una vez
Si has escuchado la expresión…

Kevin Heves Maranetto Vranich

06/07/2018

Llanto



Y todavía me preguntó ¿Por qué lloras?
Yo no respondí, no quería responder.
Tenía ganas de agarrar cosas
Partirlas en dos, en tres en diez,
Coger un vidrio y hacerlo mil pedazos
O un trozo de papel, daba igual,
Casi lo miro para decirle
Tantas, tantísimas groserías…

Pero callé, como callo siempre
En la prisión de la resignación,
Como al hombre que le anuncia cáncer
Y sabe es cosa de meses, de días
A veces más, a veces menos,
Esa sensación que todos conocemos
Cuando el amor de tu vida te dice
(Maldito susurro) ¡Tenemos que hablar…!

No es ni tristeza ni rabia
Es esa amarga aceptación
No importa cuánto quieras vivir
O cuanto ames a esa persona
A veces no puedes decidir
A veces te toca dejar partir
Y lloras porque solo te queda llorar
No hay nada que puedas explicar…

A veces, en el día más claro
Las nubes cubren el cielo azul
Y no dejan pasar ni un rayo de sol
Que nos guie en la oscuridad
Y se apaga el brillo en la mirada
Turbio por una lágrima amarga
Y el creador de tanta desdicha
Todavía me preguntó ¿Por qué lloras?

Kevin Heves Maranetto Vranich

06/07/2018

SAM


Es la historia de Sam
Muy breve pasare a contarla
Miraba con apremio el reloj
Pues no quería llegar tarde
El joven debía tomar un tren
Viajaría muy lejos al horizonte
Allí aguardaba su futuro
Incierto, pero futuro aún así…

Llevaba mucho tiempo planeándolo todo
Tantas veces se arrepintió
Como veces decidió seguir adelante
Así se desveló la noche anterior
Y se había dormido aquella mañana
Ahora todo apresurado armaba las maletas
Salía a la calle, cogía un taxi
Y rezaba por llegar a tiempo…

En una mano sostenía el boleto
En la otra descansaba sus pertenencias
Y sobre las vías interminables
Rodaba el tren a paso lento
Solo llegó un minuto tarde
Así pensaba luego en una banca
Quizás averiguara por el próximo tren
Pero sabía que no lo haría…

En esa estación conoció a su mujer
Y su suegro le consiguió empleo
Hijos tuvo tres, un perro y un gato
Y una casa al final de la calle
Pero su futuro estaba en el horizonte,
Y en el fondo él lo sabe
Lo demás, es solo un consuelo,
Esta es la historia de Sam…

Kevin Heves Maranetto Vranich

06/07/2018


Mentir


¿Cuantas veces necesitas mentir
Hasta que el niño deja de creer?
¿Cuantas veces le cuentas
La historia de “Papá Noel”
Y de Melchor, Gaspar y Baltazar
O el hada de los dientes?
O quizás cuando mientes
Hablas de un ratón…

¿A qué precio vendemos ilusión?
Lo adornamos como si fuera amor,
¿Pero se dan cuenta a quien mentimos?
Nuestros hijos, nuestra simiente
Como no mentirle a la demás gente,
Al jefe, al amigo, al amante
Como vamos a salir adelante
Si hasta nos mentimos nosotros mismos…

No se cuántas veces escuchaste “te quiero”
¿Pero sabes tú si alguna vez fue sincero?
Y de todos los “cliché” conocidos
“Por siempre” sea quizás el más esquicito,
O si no “lo hare mañana”
Quizás “empiezo la otra semana”
O “para fin de año”… pero al final
Es una pirámide de mentiras escalonadas…

Si quieres amar, ama (sin palabras)
Regala, si es necesario, tú alma
O si no, no pidas nada
Que en la vida existe Dios y el Karma,
Que por la estación pasan muchos trenes
Pero solo uno te lleva a donde debes
Y para reconfortarte, si lo pierdes
¿Cuántas veces necesitas mentir…?

Kevin Heves Maranetto Vranich

06/07/2018


Ciegos



Haz visto esa mirada sin brillo
Del niño cumpliendo años
Buscando entre los presentes
Aquel que prometió asistir
Y un compromiso inesperado
Que la criatura no entiende
Que obligo a ese familiar
A faltar… a su promesa…

Es la misma mirada perdida
Cuando te ven sacando ese diente
Escondido bajo la almohada
Cuando una noche de desvelo
Te ven colocando los regalos
A los pies de un árbol,
O bebiendo la leche
O comiendo las galletas…

Porque está en nuestra naturaleza
Ser tan crueles, como esencia,
No visitar a tus padres un domingo
Como acordaron la otra semana
No ir de paseo a la plaza
Como acordaste la tarde anterior,
Estamos hechos de muchas promesas
Y nos sostienen muy pocos hechos…

Y en el fondo todos somos niños
Iluminan nuestros ojos las mentiras
De engaños, y de quienes se engañan
Hasta que un día nos despertamos
Y dejamos de creer en los demás
Y a veces en nosotros mismos
Así que si me vez frente a frente
Habrás visto esa mirada sin brillo…

Kevin Heves Maranetto Vranich

06/07/2018


domingo, 17 de junio de 2018

Desanimo



¿Alguna vez peleaste contra lo inevitable?
Intentaste apartar una nube soplando
Sostener agua entre las manos
Tapar el sol con un dedo
Sonreír cuando el alma te duele
Llorar al descubrir que también te quiere,
Superar la muerte de un hijo
Echar atrás el tiempo…

Hoy esa es mi batalla titánica
Negarme a que sea lo que deba ser
Oponerme que haya sido lo que fue,
Apartarme de ser lo que soy
Cambiar lo que es incambiable
Detener lo indetenible
Hacer un lado lo inamovible
Amar sin tener corazón…

Alguna vez tuve un gran amor
Que mi pecho partió en dos
Y tuve quien intento repararlo
Y lo hizo partes, un millón,
Y mi alma de fe inmensa
Volcó su dicha toda entera
En la ilusión de una princesa
Que me quisiese como su rey…

Hay vida que cruel eres
Cuando al fin estoy tan cerca
Me separas con invisible barrera
Y me despojas de un último aliento
Yo sé que soplando de nuevo
Finalmente, echaré atrás el viento
Y veré un rayo de sol al menos
Tras pelear contra lo inevitable…

Kevin Heves Maranetto Vranich

17/06/2018